KANSAS CITY -- Félix Hernández lanzó el domingo, el último día previo a la pausa por el Juego de Estrellas. Y pasó lo que ocurre con excesiva frecuencia: los Marineros de Seattle no supieron aprovechar una buena apertura de su as venezolano.

Fueron 114 pitcheos en siete entradas y dos tercios ante los Atléticos de Oakland. Hernández permitió sólo una carrera en el primer inning, producto de un sencillo al cuadro de Yoenis Céspedes.

La misma historia: Hernández se fue sin decisión y Seattle perdió 2-1 cuando Oakland logró la victoria en la 13ra entrada.

Fue la cuarta vez en 2012 que los Marineros sucumben cuando Hernández ha cubierto un mínimo de siete episodios con dos o menos carreras permitidas. La marca de Seattle con el "Rey Félix" en el montículo es de 8-10.

Seattle cerró así la primera mitad con foja de 36-51, con nueve derrotas en sus últimos 14 juegos. Se trata del tercer año seguido que los Marineros llegaron a la pausa con un saldo negativo, nuevamente con una ofensiva sin colmillos, la última en la estadística que combina slugging y embasado entre los 30 equipos de las Grandes Ligas.

Un panorama desolador que abre el compás para la eterna incógnita en torno a Hernández. ¿Acaso no ha llegado el momento que los Marineros cambien al venezolano?

Tanto el derecho de 26 años como los ejecutivos del club insisten con vehemencia que tal posibilidad no se encuentra sobre la mesa.

"Primero que nada, no le presto atención a los rumores. Son eso, puros rumores", afirmó Hernández al verse asediado por las preguntas de los periodistas en medio de su tercera participación en un Juego de Estrellas.

"No se va a ninguna otra parte. Seguirá con nosotros", declaró el gerente de los Marineros Jack Zduriencik, citado por el portal CBSSports.com. "Cuando se tiene al mejor o alguien que está cerca del mejor, ¿por qué querrás canjearle? No estoy con el ánimo de canjear a Félix Hernández".

Pero los Marineros podrían tentarse, de aquí al 31 de julio, con la idea de desprenderse del ganador del Cy Young de 2010, que está por cumplir la tercera temporada de su pacto por cinco y 78 millones de dólares que firmó previo a 2010. Le deben 39,5 millones para los próximos dos años.

Posibles destinos no faltarían, sobre todo de equipos de ciudades con capacidad para gastar y dispuestos a ceder prospectos, como es el caso de los Medias Rojas de Boston, los Dodgers de Los Angeles y los Yanquis de Nueva York.

Los Marineros precisan mejores piezas ofensivas y cuentan con tres prometedores lanzadores en lista de espera --James Paxton, Danny Hultzen y Taijuan Walker. Pero ya se sabe que no hay nada garantizado con un prospecto.

Acostumbrado a las conjeturas, Hernández no se inmuta al recalcar que su ambición es completar su contrato en Seattle, y con un equipo que sea campeón.

Insiste que está feliz en el Pacífico norte, sin cargar el deseo de irse a una ciudad donde llame más la atención de la prensa.

"Es bueno que otros equipos te pretendan, pero ahora sigo siendo un Marinero", declaró Hernández, quien en 18 aperturas esta campaña tiene foja de 6-5 con 3.13 de efectividad y lidera la Liga Americana con 128 ponches.

"De ganar un anillo, me gustaría hacerlo en Seattle porque fue el equipo que me dio la oportunidad de estar en donde estoy", señaló. "Todavía no pienso en que me van a cambiar o que este año voy a salir de Seattle. No creo que hay esa posibilidad".

"Hay un talento increíble en la organización, vamos a mejorar mucho en los años que vienen", sostuvo.