(AP)

KANSAS CITY - El ascenso de José Bautista al estrellato del 2009 al 2010 es un tema del que se ha hablado y se ha escrito mucho. Igual de impresionante es la forma en que el dominicano se ha mantenido como el máximo jonronero desde entonces.

Al pasar del relativo anonimato a las alturas de Grandes Ligas, el toletero de los Azulejos sabe valorar el estatus que ha logrado en el béisbol.

"Claro que sí", dijo Bautista, convocado a su tercer Juego de Estrellas en forma consecutiva. "Parte de todo lo que ha sucedido en mi carrera anteriormente me ha llevado a ser el pelotero que soy hoy. Le cambia la perspectiva a uno, porque sabe lo bajo que puede llegar y ahora estoy en lo alto disfrutando este tipo de eventos."

Los ajustes realizados por Bautista con Dwayne Murphy y el entonces manager de Toronto, Cito Gaston, en agosto y septiembre del 2009 son cosa de leyenda. Desde septiembre de dicho año, el oriundo de Santo Domingo lleva 134 bambinazos, por mucho la mayor cantidad de la Gran Carpa en ese lapso. (Para los que llevan anotaciones, el también quisqueyano Albert Pujols está segundo con 99).

Han sido muchos los frutos de dicho trabajo; entre ellos se destacan un contrato de cinco años y US$65 millones, una inmensa fama a la que se ha ajustado muy bien y una popularidad masiva entre los votantes para el Juego de Estrellas. "Ya no me sorprende tanto, pero sí me siento honrado", dijo Bautista sobre sus convocaciones al Clásico de Media Temporada. "Estoy muy agradecido con los fanáticos por todos los votos que hicieron por mí y por sentarse frente a su computadora y seguir votando."

El 2012 ha sido otra temporada de excelente producción para Bautista. Ya recuperado de un lento comienzo, el jardinero comparte el liderato de jonrones de Grandes Ligas con 27, gracias en gran parte a un mes de junio en que conectó 14 vuelacercas-una marca de la franquicia de Toronto para cualquier mes.

El dominicano afirma que el despliegue de poder del mes pasado fue producto de volver a lo que él define como lo básico en su bateo.

"Fue regresar a lo que me mantiene exitoso, que es hacerle swing a los lanzamientos que me acomodan a mí", explicó el subcampeón del Festival de Jonrones del 2012. "Son pitcheos desde el medio hacia adentro y tratar de darle a la bola lo más fuerte posible. Y por supuesto, ser selectivo y (tomar) mis bases por bolas. Mi fortaleza es conectar hacia el jardín izquierdo, no el jardín derecho."

Después de pasar por tantas organizaciones (Baltimore, Tampa Bay, Kansas City, Pittsburgh y hasta los Mets por un día) y luchar por establecerse, Bautista disfruta estar entre la crema del béisbol.

"Esto es un evento muy bonito y a uno le da mucho orgullo", dijo. "Es un honor. También es bueno conocer a todas esas estrellas como compañeros y no como contrincantes."