Siempre es bueno tener opciones. Y cuando se trata del pitcheo, las opciones son aun mejor.

Los Rojos de Cincinnati tienen opciones viables con respecto al pitcheo, y, en algunos casos, opciones magníficas.

Los Rojos fortalecieron y solidificaron su cuerpo monticular esta semana el renovar con el relevista Jonathan Broxton. No hubo descuentos; el serpentinero firmó por tres años y US$21 millones con una opción del club para el 2016 valorada en $9 millones.

En Cincinnati, fungió principalmente como preparador de mesa, pero cuando el cerrador cubano Aroldis Chapman padeció de fatiga en el hombro en septiembre, Broxton asumió la responsabilidad del noveno inning y logró cuatro salvamentos en igual número de oportunidades.

Broxton, ex cerrador de los Dodgers, suma 111 salvamentos de por vida y le da a los Rojos una opción para en noveno inning si el club decide trasladar al talentoso cubano a la rotación.

Cincinnati está en una posición que los demás equipos pueden envidiar, pero no emular. Chapman, quien posee una velocidad poco vista en el ser humano, tendrá apenas 25 años de edad cuando comience la temporada del 2013. No hay forma de equivocarse con él. Simplemente se trata de determinar cómo sacarle mejor provecho a su increíble talento.

Cincinnati tenía previsto que Ryan Madson fuera su cerrador para el 2012, pero éste quedó fuera por casi toda la temporada al verse obligado a someterse a la cirugía Tommy John. Madson firmó con los Angelinos para el 2013 por $3.5 millones. Puede ganar otros $3.5 millones en incentivos.

Chapman tomó las riendas como taponero a finales de mayo y dominó totalmente. Comenzó la temporada como preparador de mesa. De hecho, no había lanzado en calidad de relevista desde que desertó de Cuba y el club fue muy cauteloso con su desarrollo.

Pero una vez que tomó las riendas como cerrador, tuvo rachas en las cuales fue intocable. En julio y agosto, por ejemplo, logró 24 rescates en igual número de oportunidades y cedió apenas una carrera limpia en 28 presentaciones. Fue nombrado el Relevista del Mes en meses consecutivos, lo cual lo convirtió en apenas el segundo lanzador que logra semejante hazaña.

Chapman sumó 122 ponches en 72.1 entradas de labor en el 2012 y cedió apenas 35 imparables; son números que usualmente sólo se ven en los juegos de video.

Por lo tanto, es necesario preguntar, ¿por qué cambiar de rol a Chapman cuando ya ha demostrado lo dominante que puede ser como taponero?

Quizás la rutina regular de un abridor sea menos desgastante para el brazo de Chapman que la irregular e intensa labor de un cerrador. Obviamente, la carga de Chapman sería mucho más grande como abridor, pero a la vez se puede argumentar que para los Rojos será más beneficioso tener 200 innings de labor de Chapman en lugar den 75.

Es probable que su recta no alcance 105 millas por hora si lanza como abridor, pero la decisión de los Rojos no gira alrededor de la velocidad. El argumento de que no hay que reparar algo que no está roto siempre está presente en este tipo de conversación, pero el talento de Chapman lo hace un candidato obvio para la rotación.

Hay que darle crédito a los Rojos por el simple hecho de haber firmado a Chapman, por haber reconocido lo que el serpentinero era capaz y por haber apostado más de $30 millones por él aunque aún no enfrentaba a bateador alguno en lo que se considera el béisbol profesional.

Ahora con Broxton firme en sus filas, los Rojos se han dado más espacio para ponderar opciones con respecto a Chapman. El gerente general de Cincinnati, Walt Jocketty, ha dicho que la organización está tratando de determinar cuál rol sería mejor tanto para Chapman como para el equipo.

La decisión que tome Cincinnati será desde una posición ideal, es decir, desde una posición de fortaleza. Los Rojos tuvieron 97-65 en el 2012. Fueron campeones de la División Central de la Liga Nacional y terminaron la temporada regular con una efectividad colectiva de 3.34. Es decir, no necesitan "arreglar" su pitcheo.

El club tiene la opción de mantener las cosas como están y volver a ser viables con Chapman como su cerrador. O podrían intentar mejorar su rotación con él.

Sea como sea, los Rojos están en una posición envidiable con respecto al pitcheo. Pueden basar su decisión en méritos en lugar de hacer movimientos en un intento por llenar un hueco.

No se trata de un problema. Es una situación agradable que presenta opciones sólidas.