HERMOSILLO - El tema de la supuesta falta de pago a algunos peloteros de la Serie del Caribe por poco detiene la acción del miércoles a primera hora.

Los Leones del Escogido (República Dominicana), que en diferentes momentos de la serie han amenazado con no jugar debido a un reclamo del pago completo de una quincena, en vez de los siete días del evento más los días de prácticas y de viajes que ha ofrecido el club, salieron de su clubhouse a las mismas 4:00 de la tarde-hora en que estaba pautado su partido vs. los Navegantes del Magallanes (Venezuela).

Después de varios momentos de incertidumbre y especulaciones, salieron paulatinamente del clubhouse al dugout los jugadores del Escogido. Sin calentar brazos ni estirarse en el terreno de juego, se prestaron a batear como equipo visitante y el encuentro inició aproximadamente a las 4:10 hora local, cinco minutos después de lo programado.

Otro equipo del que han salido supuestas amenazas de hacer "huelga" en esta Serie del Caribe es el de los Yaquis de Obregón (México), de quienes se rumora el reclamo del pago de un bono que les habría prometido la gerencia del club por ganar el tricampeonato en la Liga Mexicana del Pacífico.

Dicho bono es prohibido en los estatutos de la Liga del Pacífico, pero se entiende que es algo que se ofrecía "por debajo de la mesa".

Del viernes al martes ninguno de los partidos de la serie se había retrasado ni suspendido, antes de los cinco minutos de espera del primer encuentro de la sexta jornada del miércoles provocado por las deliberaciones internas de jugar o no de parte de los peloteros del Escogido.

El equipo dominicano, que llegó a cuatro victorias el martes, ya ha asegurado su cupo en la final del certamen que se jugará el jueves por la noche en el Estadio Sonora.