Kyle Lohse. (Christian Petersen/Getty Images)

Kyle Lohse tiene un nuevo hogar y, hasta cierto punto, el mercado de la agencia libre ha recobrado algo de normalidad.

Ahora el mejor abridor que queda sin firmar es Carl Pavano. Pues sí, parece ser lo correcto.

El hecho de que nadie haya querido firmar a Lohse antes de que Milwaukee llegara a un acuerdo con el derecho es producto del nuevo acuerdo colectivo entre los dueños de equipos y la Asociación de Jugadores. Para fichar al derecho, los Cerveceros tuvieron que ceder a la selección número 17 del draft amateur de este año y el dinero disponible para ella. Además, los Cardenales-el ex equipo de Lohse-recibirán la selección número 28.

Entonces, así terminó uno de los inviernos más extraños para un agente libre de alto perfil.

Después de todo, Lohse recibirá unos US$33 millones por tres años, mientras que otro agente libre en una situación similar-Michael Bourn-consiguió US$48 millones por cuatro años.

En Milwaukee, Lohse aportará su veteranía y su calidad de "come-innings". Los Cerveceros, a pesar de su excelente recta final del 2012, no son mencionados mucho en la División Central de la Liga Nacional, ante la presencia de los Rojos y los Cardenales.

Pero no se olviden de la tropa de Ron Roenicke, sobre todo ahora con una rotación más estable.

Uno puede presumir que Milwaukee anotará una buena cuota de carreras este año. Ryan Braun-con todo y su vínculo a la clínica Biogenesis-será acompañado en el lineup por el dominicano Aramis Ramírez, Jonahan Lucroy, Norichika Aoki y Rickie Weeks. Y si sana a tiempo Corey Hart y el dominicano Jean Segura llega a su potencial, un equipo de los Cerveceros que encabezó la Liga Nacional en carreras anotadas será hasta mejor este año.

Uno puede pensar que si Milwaukee lanza relativamente bien, el equipo debe de ser bastante formidable.

En los innings finales de los juegos, los Cerveceros no pitcharon muy bien que digamos en el 2012. Perdieron 11 partidos en que tenían la ventaja llegando a la novena entrada. Dichas derrotas marcaron una gran diferencia para un equipo que terminó a cinco juegos de uno de los comodines de la Nacional.

El gerente general de Milwaukee, Doug Melvin, hizo lo que pudo para reforzar el bullpen al agregar a Mike González y Burke Badenhop. Los Cerveceros quisieran pensar que el bajón de John Axford el año pasado fue cosa del pasado. Después de todo, Axford salvó 18 juegos en sus últimas 19 oportunidades de la temporada.

Otro tema era mejorar una rotación que vio la ida de Zack Greinke y luego Shaun Marcum. Melvin, como tantos de sus homólogos en Grandes Ligas, no veía el beneficio de dar mucho dinero por un lanzador en el mercado de los agentes libres. Sí hizo un esfuerzo sincero por firmar a Ryan Dempster, pero éste aceptó más dinero para unirse a los Medias Rojas.

Eso dejó a Milwaukee con un grupo de abridores que era un misterio, más allá del as mexicano Yovani Gallardo. Mike Fiers, el mexicano Marco Estrada, el dominicano Wily Peralta y Chris Narveson son y/o eran nombres que se ponderaban para completar la rotación, pero entre ellos tienen sólo 815.2 entradas de experiencia en Grandes Ligas-y Estada y Narveson representan más del 80% de ese total.

Para tener todo en su perspectiva adecuada, Lohse lanzó casi tantos innings-809.0-en sus cinco años con los Cardenales.

Ahora bien, nadie está diciendo que Lohse, de 34 años, vaya a ser el lanzador que fue en el 2012, cuando Baseball Reference lo calificó por encima del pitcher promedio por un 34%. De hecho, en su tiempo con San Luis Lohse estuvo justo en el área promedio, con récord de 55-35 y efectividad de 3.90 en 137 presentaciones.

Pero sin dudas, hay un claro beneficio en contar con alguien como Lohse, quien conoce la liga, ataca la zona de strike y ha demostrado en el pasado que puede pasarse de los 200.0 innings en una campaña. La rotación de los Cerveceros parece tener bastante futuro, especialmente cuando se toma en cuenta la proporción de ponches por bases por bolas (4.28) entre Estrada y Fiers en el 2012. Pero un equipo contendiente necesita estabilidad para acompañar el potencial; Lohse se perfila como alguien que personifica dicha establidad.

Con un salario de US$11 millones por temporada, Lohse no fue una "ganga", sobre todo con las selecciones del draft que tuvieron que dar los Cerveceros. Pero es un precio que parece razonable para un equipo que aún trata de evaluar exactamente qué tiene con sus pitchers jóvenes.

Milwaukee puede competir por un puesto de playoff. Ahora eso es más fácil de creer con la adición de Lohse.