Alex Rodríguez

NUEVA YORK -- La ya tirante relación entre Alex Rodríguez y los Yanquis de Nueva York ha empeorado, luego que el toletero buscó que lo sacaran el viernes de la lista de los lesionados. El equipo se negó y ahora un abogado está terciando en las discusiones sobre el programa para que el pelotero se rehabilite tras su lesión.

A-Rod, quien por si fuera poco es el centro de una investigación emprendida por las Grandes Ligas sobre el dopaje, disgustó a los Yanquis esta semana, cuando solicitó una segunda opinión médica sobre el tirón que sufre en el cuadríceps izquierdo, sin informar por escrito al club, un paso requerido por el contrato colectivo.

Los Yanquis pretenden sancionarlo, probablemente con una multa.

"¿Confías en los Yanquis", se preguntó a Rodríguez durante una entrevista con la radiodifusora WFAN.

La respuesta de Rodríguez dejó en entredicho la relación con su equipo.

"¡Mmm!, ¿sabes? Prefiero no hablar de eso", respondió. "Estoy sencillamente frustrado por no poder estar mañana en el terreno".

Marginado desde que se sometió a una cirugía en enero, Rodríguez emitió un comunicado el jueves por la mañana, y señaló que quería que lo activaran a tiempo para este viernes, cuando los Yanquis abren una serie de locales contra Tampa Bay. Pero eso no estaba en los planes de Nueva York.

"Acordamos que debía seguirse un protocolo necesario antes de que alguien regrese tras una lesión de cuadríceps", dijo el gerente general de los Yanquis, Brian Cashman, durante una conferencia telefónica. "Ese protocolo incluiría más tratamiento, algo que él continuará mañana, con acondicionamiento físico ligero. Luego, esto se ampliaría para incluir más trabajo funcional, entre el 27 y el 31 (de julio). Tanto Alex como nosotros esperamos, que, salvo que ocurra algún revés o queja, esto lo ponga en una situación en que pueda participar en un juego simulado o de rehabilitación para el 1 de agosto".

Rodríguez no ocultó su descontento con esa medida.

"Evidentemente estoy muy, muy decepcionado", dijo. "Sé que puedo ayudar a mi equipo. Obviamente estoy frustrado pero accedí a este plan de cinco días y así quedamos".

Insistió en que dijo a los Yanquis en repetidas ocasiones que estaba listo para jugar.

"La noche de mañana era perfecta para volver a la alineación", afirmó.

En realidad, está por verse si regresa pronto a las Grandes Ligas o si siquiera vuelve a jugar con los Yanquis.

Las Grandes Ligas investigan a Rodríguez, como parte de una pesquisa sobre la clínica Biogenesis, ahora cerrada en Florida y acusada por la prensa de distribuir sustancias dopantes a los deportistas. Una suspensión parece inminente, pero Rodríguez podría pedir que el sindicato de peloteros apele una sanción, por lo que quizás no tendría que cumplir castigo alguno antes de la próxima campaña.

Los Yanquis sancionarán a Rodríguez por buscar una segunda opinión médica, dijo a la AP una persona con conocimiento de la decisión.

La persona, que habló bajo la condición de permanecer en el anonimato porque no estaba autorizada para dar la información, dijo que los Yanquis y Rodríguez pactaron el jueves, en una conferencia telefónica, un cronograma para que el antesalista reanude alrededor del 1 de agosto su rehabilitación en las ligas menores o en partidos simulados.

En la conferencia participó también Jordan Siev, codirector de un grupo litigante en el despacho Reed Smith, que ha prestado servicios al "rapero" Jay-Z, amigo de A-Rod.

Rodríguez, había emitido un comunicado horas antes en el que pedía ser activado para disputar el partido del viernes contra Tampa Bay.

"Creo que hubo un cortocircuito entre los Yanquis y yo", dijo el tres veces jugador más valioso de la Liga Americana a través de un comunicado emitido por su vocero Ron Berkowitz. "No quiero más confusiones. Me siento emocionado y listo para jugar y ayudar a este equipo a ganar un campeonato. Me siento fabuloso y estoy listo y quiero estar en la alineación el viernes por la noche. Ya basta de médicos. Vamos a jugar".

Un médico contratado por A-Rod contradijo el miércoles el diagnóstico del equipo sobre una distensión de cuádriceps.

El toletero, que cumple 38 años el sábado, gana 153.005 dólares diarios durante la temporada, y mientras permanezca en la lista de peloteros lesionados gran parte de su salario es cubierto por una aseguradora.

Rodríguez bateaba para .250 (de 40-8) con dos cuadrangulares y ocho carreras impulsadas en 13 partidos de ligas menores antes de sufrir la lesión de pierna y ha hecho campaña para que los Yanquis lo activen.

Si Rodríguez está sano, Nueva York podría usar su bate. El grupo de peloteros que ocupan la tercera base por los Yanquis registra un promedio de bateo de.217, sólo superior al grupo de Cleveland, de acuerdo con STATS LLC. Sus cuatro cuadrangulares superan sólo a los de Miami y sus 29 carreras remolcadas se encuentran en el 28vo lugar en las mayores.

Los Yanquis indicaron que el médico del equipo, Christopher Ahmad, del Hospital Presbiteriano de Nueva York, diagnosticó a Rodríguez una distensión de cuadríceps el domingo, cuando le fue tomada una resonancia magnética.

A petición de Rodríguez, el médico Michael Gross revisó el resultado de la resonancia --pero no a Rodríguez personalmente-- y el miércoles dijo a la estación de radio WFAN que no detectó la lesión.

Este año, la junta de investigadores médicos de Nueva Jersey reprendió a Gross, que es ortopedista, por prescripciones de esteroides, lo multó con 30.000 dólares y le ordenó pagar 10.000 dólares en costos. Gross es jefe de la División de Medicina Deportiva y director ortopédico del Instituto de Medicina Deportiva del Centro Médico de la Universidad Hackensack.