Hernán Pérez. (Lynne Sladky/AP)

DETROIT - La combinación de doble-matanza de los Tigres de Detroit podría estar en plena transición en los próximos años.

Todo luce indicar que el 2013 es el último año de Jhonny Peralta en los felinos, ya que el dominicano será agente libre este invierno. De hecho, el cubano José Iglesias ya se ha adueñado del campo corto de Detroit, después de la suspensión de Peralta a raíz de su vínculo con la Clínica Biogénesis.

El venezolano Omar Infante ha sido uno de los mejores intermedistas de Grandes Ligas en años recientes. Aunque está en el último año de su contrato, tendría sentido que los Tigres por lo menos intentaran firmarlo más allá de esta temporada.

Sin embargo, la organización de Detroit cuenta con otro venezolano que viene subiendo y que podría representar el futuro de los felinos en la segunda almohadilla: Hernán Pérez.

Así lo expresó en estos días el vicepresidente y gerente general asistente de los Tigres, Al Avila, quien ve a Iglesias y Pérez como los futuros dueños del medio del cuadro de los felinos.

Aunque Pérez ve con buenos ojos dicha posibilidad, también quiere mantener los pies sobre la tierra.

"Me hace sentir bien, pero no es nada fácil", le dijo Pérez a LasMayores.com. "Hay que seguir trabajando, trabajar duro todos los días para asegurar un puesto".

Pérez, de 22 años, está calificado como el prospecto número 8 en el sistema de los Tigres. Su perfil es de un buen defensor en el medio del cuadro, pero más en la segunda base que el campo corto. Se le ve como alguien capaz de batear para un promedio decente en algún momento, con velocidad para robar bases y con un poder ocasional para los canales.

En el 2013 entre Doble-A Erie y Triple-A Toledo, bateó .301 en 103 juegos y 429 turnos al bate, con porcentaje de embasarse de .330, 31 dobles y 28 bases robadas en 35 intentos.

Debido a lesiones de Infante tanto en el 2012 como este año, el oriundo de Aragua ha tenido su "tacita de café" a nivel de Grandes Ligas. En un total de 68 turnos, lleva promedio de .206 en la Gran Carpa.

Pero a su joven edad, lo importante ha sido conocer la vida del show con un club de tanta calidad como el de los Tigres. Y claro, ahora también ha saboreado postemporada por primera vez-aunque sea como un jugador de la banca.

"(Ha sido) una experiencia bonita estar aquí en estos playoffs", dijo Pérez al respecto. "Gracias a Dios me dieron la oportunidad de estar en roster y he disfrutado la experiencia".

Otra ventaja que ha tenido el joven infielder ha sido la presencia de tantos venezolanos y tantos latinoamericanos en sentido general, que según Pérez han hecho más fácil la transición a este nivel.

"Es una cosa muy bonita tener en el equipo a muchos venezolanos, dominicanos; hay cubanos también", manifestó. "Los americanos también tratan bien a uno. Estoy contento de pertenecer a este equipo.

"El trato desde que llegué al spring training ha sido bien bueno", continuó Pérez, quien dice que no sabe si tendrá el permiso de jugar en Venezuela con los Leones del Caracas este invierno. "Ellos siempre están pendientes de los novatos, le enseñan las pequeñas cosas a uno y se han portado bien con uno".

A esta altura, Pérez parece tener buenas posibilidades de luchar por un sitial importante en los planes de Detroit para el futuro. Su progreso hasta ahora lo tiene optimista, pero también decidido a no aflojar en ningún momento.

"Trabajé para estar aquí, donde todo el mundo quiere estar, Grandes Ligas", indicó. "Aquí nada está en la mesa, como quien dice. Hay que trabajar duro para mantenerse en el béisbol".