Hank Steinbrenner. (Steve Nesius/AP)

TAMPA, Florida --Hank Steinbrenner quiere que Joe Girardi siga al frente de los Yanquis de Nueva York, y espera que el piloto tome una decisión sobre si firma un nuevo contrato.

El convenio actual de Girardi expira a finales de este mes, y el club ofreció un nuevo acuerdo la semana pasada.

"Ahora todo depende de él", dijo el martes Steinbrenner, copresidente del equipo.

Los Yanquis se quedaron al margen de los playoffs apenas por segunda vez en 19 años, y finalizaron la campaña con una foja de 85-77, la más pobre que han tenido desde 1992. Los astros Derek Jeter, Alex Rodríguez, Mark Teixeira y Curtis Granderson se perdieron buena parte de la temporada.

"Bueno, en primer lugar, y no es excusa, las lesiones fueron catastróficas", dijo Steinbrenner. "Y ésa es la palabra, `catastróficas'. Jamás había visto algo así. He estado en el béisbol durante 40 años y nunca había visto algo semejante. Fue una locura".

Nueva York estaba ya matemáticamente eliminado durante la última semana de la campaña, tras sufrir nueve derrotas en 12 juegos antes de finalizar barriendo en tres compromisos a los inofensivos Astros de Houston.

"Es sorprendente cómo ellos pudieron dar pelea por tanto tiempo", dijo Steinbrenner en referencia a sus jugadores. "Mostraron mucha tenacidad".

El gerente general de los Yanquis, Brian Cashman, dijo que el equipo buscaría ubicarse por debajo de los 189 millones de dólares en nómina, cantidad que marca el límite para no pagar el llamado "impuesto al lujo". La cifra incluye espacio para 177 millones de dólares en salarios.

Si Alex Rodríguez fuera suspendido por toda la temporada, la nómina se reduciría en 27,5 millones.

En caso de que los Yanquis se coloquen por debajo del umbral reducirían su impuesto de 50 a 17,5% en 2015, y podrían hacer ahorros adicionales bajo el plan de las Grandes Ligas, que comparte ingresos con los clubes.

Pero Nueva York tendría que abrir la chequera si quiere retener al intermedista dominicano Robinson Canó y a Granderson, quienes pueden declararse agentes libres.

"Queremos hacer mejoras ahora", dijo Steinbrenner. "La cifra de 189 (millones) es sólo un asunto de un año, no algo permanente. Si podemos lidiar con eso, trataremos de hacerlo y ello nos hará la vida más fácil en el futuro. Pero eso no significa que no vayamos a ser capaces de hacer algunas transacciones".