Una mejorada rotación, encabezada por Ian Kennedy, es uno de los puntos más brillantes en los Padres.

Si acaso dos horas de distancia separan a San Diego de Los Ángeles, pero la brecha financiera entre los Padres y los Dodgers es anchísima.

El costo de la nómina de los Dodgers apunta para ser la más cara de las mayores, superando los 220 millones de dólares. Los Padres, en cambio, están en la parte baja de la tabla, con un estimado que oscilaría entre los 65 y 75 millones.

Durante el receso, los Dodgers convirtieron a su as zurdo Clayton Kershaw en el pitcher mejor pagado de las Grandes Ligas con un contrato que le reportará un salario promedio de 30 millones cada año durante su extensión de siete campañas. La mayor inversión de los Padres fue un pacto de dos años y 15,5 millones por el agente libre dominicano Joaquín Benoit, un relevista que preparará la mesa para el cerrador.

Franquicias como los Padres tienen que operar así para poder competir. Pese a sus limitaciones y tras dos campañas sucesivas con idéntico récord de 76-86, San Diego arranca la temporada de 2014 con moderadas expectativas de poder clasificarse a los playoffs por primera vez desde 2006.

Eso está sujeto a varios factores, como la rodilla derecha del jardinero izquierdo Carlos Quentín, el impacto ofensivo del tercera base Chase Headley y el codo derecho del abridor Josh Johnson.

Alguien que necesitan tener el mayor tiempo posible es Quentín, dos veces seleccionado para el Juego de Estrellas. Sólo pudo actuar en 82 juegos, con 13 jonrones y 44 remolcadas en 276 turnos, hasta que la rodilla volvió a traicionarle

Tras someterse a otra operación en la rodilla, la tercera en 18 meses, el toletero asegura no tener ningún tipo de dolor: "hace un año estaba adolorido en los entrenamientos y ahora me siento fuerte en las piernas, que puede correr con todo", dijo.

Quentín es uno de cinco jugadores que vienen de pasar por el quirófano y cuyas contribuciones el mánager Bud Black confía pondrán fin a tres temporadas seguidas con más derrotas que victorias.

Headley (rodilla), Johnson (codo), el jardinero central Cameron Maybin (muñeca) y el receptor cubano Yasmani Grandal (rodilla) son los otros. Maybin y Grandal no estarían a punto para el día inaugural de la campaña regular.

UNA MEJOR ROTACIÓN:

Si hay algo que estimula el optimismo es el potencial de su rotación abridora, conformada por Ian Kennedy, Johnson, Andrew Cashner, Tyson Ross y Eric Stults.

La rotación de los Padres en 2013 quedó en el puesto número 12 en efectividad (4.31) de la Liga Nacional. La mayor parte del daño correspondió a dos lanzadores que ya no están: Edinson Vólquez y Clayton Richard, quienes se combinaron para permitir 144 carreras.

Adquirido a mediados del año pasado en un canje con Arizona, Kennedy es un derecho que en 2011 figuró cuarto en la votación del Cy Young del Viejo Circuito. Después de una campaña para el olvido con Toronto, Johnson firmó por un año y ocho millones, y ahora buscará recuperar el nivel que en 2010 le permitió ser el campeón de efectividad del circuito (2.30). Cashner, Ross y Stults son todos pitchers prometedores.

En el bullpen, los Padres sumaron a Benoit (2.01 de EFE y 71 ponches en 67 innings con Detroit) y al zurdo venezolano Alex Torres (1.71 en 58 innings con Detroit) para complementar al cerrador Huston Street (33 rescates en 35 oportunidades).

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

El torpedero nicaragüense Everth Cabrera reaparece tras perderse la parte final de la pasada campaña al cumplir una suspensión de 50 juegos tras verse involucrado en la trama de dopaje de la clínica Biogenesis.

Bateador ambidiestro, Cabrera fue el solitario representante de San Diego en el Juego de Estrellas 2013. Antes de la suspensión, el primer bate acumulaba promedio de .283, .355 en embasado y lideraba la liga con 37 bases robadas.

Detrás suyo en el orden ofensivo aparecen el jardinero central Will Venable (22 jonrones y 22 robos), Headley, Quentín, el primera base cubano Yonder Alonso, el intermedista Jedd Gyorko, el jardinero derecho Seth Smith y el catcher Nick Hundley.

Gyorko fue la revelación. Tras ganarse la titularidad en los entrenamientos, acabó como el novato con más jonrones de la Nacional (23) y el líder de remolcadas (63) del equipo.

Algo que deben revertir es la tendencia de arrancar mal: 2-10 en 2012 y 5-15 el año pasado. Su cierre en 2013 fue alentador, al ganar 16 de sus últimos 26 juegos, y otro tanto hicieron en 2012 al ganar 24 de los últimos 40.

--------

EL PEOR ESCENARIO:

La producción de 618 carreras de San Diego en 2013 fue la segunda más baja desde que se mudaron al estadio Petco Field, que sigue siendo un sitio hostil para los bateadores pese a que las dimensiones fueron achicadas. Pero también acusaron muchas lesiones y ausencias, con 12 jugadores de posición colocados en la lista de incapacitados el año pasado como fue el caso de Alonso, Quentín y Maybin.

También resta por verse si Headley se mantendrá en el equipo tras el 31 de julio, la fecha límite para canje, en caso de no lograr un acuerdo para ampliarle el contrato. Igual, precisan determinar si será el Headley que pegó 31 jonrones con 115 impulsadas en 2012 o el que declinó a 13 jonrones con 50 impulsadas en 2013.