Javier Báez. (Chris Carlson/AP)

MESA, Arizona -- Javier Báez se encargó de no pasar desapercibido.

Con 37 jonrones el año pasado, además de bambinazos en tres lanzamientos consecutivos en la pretemporada, es difícil no prestarle atención a una joya como Báez, el puertorriqueño de 21 años que los Cachorros de Chicago seleccionaron en la primera ronda del draft de 2011.

"Obviamente, es un jugador emocionante, como todos ustedes han visto", comentó el manager Rick Rentería. "No se puede ocultar".

La lesión de la corva derecha que el torpedero titular Starlin Castro sufrió el 2 de marzo abre toda una gama de posibilidades. De repente, la educación de Báez avanza a paso doble, y no se descarta que pueda subir a las mayores este año si el dominicano es baja en algún momento de la temporada regular.

Además, se anunció que el boricua se entrenará en segunda y tercera base esta semana antes de los partidos de pretemporada.

Báez todavía tiene previsto comenzar la campaña en Triple-A, y Castro ha jugado al menos 158 partidos en cada una de las tres últimas temporadas, pero todo apunta a que el puertorriqueño debutará en Grandes Ligas en algún momento en 2014.

Incluso Castro está de acuerdo con ese plan.

"Yo no tomo esa decisión, pero sería bueno para nosotros que él esté aquí", comentó el dominicano. "El puede batear, no cabe duda. Es un buen pelotero, todos lo saben".

Báez, quien conectó para .282 con 75 batazos de extra base y 111 remolcadas en Clase-A y Doble-A en 2013, intenta aprovechar al máximo esta pretemporada. Bateaba .333 en 18 turnos, con dos cuadrangulares, hasta el fin de semana.

"Sólo voy a tratar de jugar mejor y trabajar en la defensa", comentó el oriundo de Bayamón.

La defensa es la principal preocupación sobre el desarrollo de Báez, ya que cometió 44 errores en 2013 -- 31 en 76 partidos en Clase-A y 13 en 54 encuentros en Doble-A.

"Muchos de mis errores son porque cuando me batean una roleta miro al corredor, y sé que tengo que tirar la pelota (y apuro el tiro)", explicó. "Voy a tratar de jugar la posición que me pidan. Haré lo mejor posible".

Castro, de 23 años, trata de darle apoyo, incluso en una situación que puede resultar algo incómoda.

"Le digo, `juega duro, y estarás acá arriba (en las mayores) pase lo que pase'", relató. "No sé dónde (posición), pero estarás aquí porque tienes gran talento y juegas de la manera correcta".

El manager Rentería, en su primer año con los Cachorros, jugará un papel importante en el desarrollo de Báez.

"Obviamente Báez es parte del futuro", señaló el dirigente. "Ahora mismo estoy contento que Starlin se sienta así, y estoy seguro que el sentimiento es mutuo. Ambos se respetan mucho".