Dayton Moore (izq) y Ned Yost

No cabe duda de que éste es un año importante para los Reales. Pero no debemos cometer el error de pensar de que Kansas City apostará su futuro por lo que puede ser la última temporada de James Shields en el equipo.

El gerente general Dayton Moore envió a Wil Myers, un jugador de impacto, a los Rays a cambio de Shields y hasta ahora el cambio no ha rendido los dividendos que se esperaban -- a menos que tengamos en cuenta lo que sucedió después de los pésimos primeros dos meses de la campaña pasada para Kansas City. La meta de los Reales es terminar con una sequía de 28 años sin un viaje a la postemporada. Aunque concluyeron el 2013 con una impresionante foja de 63-44 en sus últimos 107 juegos, dicha actuación fue desperdiciada por el lento comienzo de la temporada.

El dirigente Ned Yost nota una confianza más profunda que su conjunto no tenía cuando concluyeron los Entrenamientos de Primavera del año pasado. Sin dudas, Shields ha incidido mucho en mejorar esa confianza y podría ser uno de los principales agentes libres -- aunque de alto precio -- en la próxima temporada muerta. Pero los Reales no parecen estar completamente interesados en retenerlo.

Guiados por Moore y el director de escuchas, Lonnie Goldberg, Kansas City se ha convertido en una de las organizaciones que han hecho mejor trabajo con las nuevas reglas del draft. Ahora sus fortunas del draft del 2014 lucen más brillantes con la firma del dominicano Ervin Santana con los Bravos.

Los Reales recibirán de Atlanta la selección número 28 para acompañar las selecciones que ya tenían -- la de primera ronda (la 17ma en general), su selección de la ronda de balance competitivo (40ma en general) y la de segunda ronda (57ma en general).

Nadie ve la hora de saber qué harán con el superávit de talento que tendrán disponible.

Kansas City tuvo tres de las primeras 46 selecciones de primera ronda el año pasado, y las emplearon para adquirir a uno de los mejores serpentineros disponibles, junto a dos buenos jugadores de posición. Sean Manaea, el zurdo que se proyectaba para ser elegido primero antes de sufrir una lesión en la cadera en marzo pasado, podría unirse a Kyle Zimmer (quinta selección en el draft del 2012) en una rotación sin Shields tan pronto como en el 2015.

Más adelante Manaea y Zimmer, quienes se encuentran entre los mejores seis prospectos en la organización, podrían encabezar una rotación semejante a la que ha ayudado a los Tigres a dominar la División Central de la Liga Americana durante la era de Justin Verlander.

Aunque Zimmer y Manaea no están a la altura de Verlander, Clayton Kershaw ni Chris Sale, los prospectos de pitcheo de los Reales tienen las herramientas para ser algo especial.

La estrategia parece ser brillante esta primavera, con Manaea completamente recuperado de la operación en la cadera y tirando de 93 a 94 millas por hora en juegos de Ligas Menores. Podría comenzar su carrera en Clase-A Avanzada y ascender por el sistema con la misma rapidez de Zimmer, quien en esta pretemporada ha sido visto por muchos como una alternativa para ser parte del equipo grande pese a solamente haber lanzado 148 entradas como profesional.

Al contar con la selección del draft que ha llegado con la firma de Santana, Kanssa City está en mejor posición para poder tener un draft impactante este año. El agregar la 28va selección les brinda a Moore y Goldberg otros US$1.8 millones para invertir en los jugadores que elijan, y eso les permitiría adquirir un gran talento si está disponible.

En parte por el éxito que han tenido con las firmas latinoamericanas como el venezolano Salvador Pérez y los dominicanos Yordano Ventura, Jorge Bonifacio y Raúl Mondesí Jr., los Reales han tenido uno de los mejores sistemas de liga menor en los últimos años. Pero aprovecharon al máximo su posición en el draft el año pasado y ahora están en posición de hacer lo mismo en junio.

Está claro que Moore tiene bastante invertido en el éxito del equipo de este año, pero ha construido una fuerte organización que puede ser competitiva incluso con la partida de Shields después de esta campaña.