Omar Infante atendido por el cuerpo médico de los Reales.

KANSAS CITY - La noticia sobre la lesión fue tan buena como podía esperarse el martes.

Los Reales anunciaron que el segunda base venezolano no sufrió una conmoción cerebral ni una fractura en la mandíbula al recibir el impacto de una pelota lanzada por Heath Bell el lunes en un partido contra los Rays.

A Infante le pusieron seis puntos en la cara. Además, el veterano sufrió un esguince en el lado derecho de la mandíbula.

"Es mucho mejor de lo que pudo haber sido", dijo el manager de Kansas City, Ned Yost, acerca del diagnóstico. "Creo que va a estar bien. Vamos a tener que tomar un tiempo con él. (El lunes) apenas podía hablar y tampoco pudo abrir la mandíbula, pero todo estará bien".