WASHINGTON -- Yasiel Puig seguía comprensiblemente dolorido el lunes, un día después de estrellarse contra una cerca que delimita los jardines, y fue excluido por ende de la alineación titular de los Dodgers de Los Ángeles para el primer duelo de la serie frente a los Nacionales de Washington.

El manager Don Mattingly dijo que la condición de Puig se evaluará diariamente y que el cubano podría actuar en el encuentro como bateador emergente.

"No se siente perfecto", añadió Mattingly. "Realmente le duele".

Puig se golpeó la cabeza, el brazo izquierdo y la pantorrilla izquierda cuando intentó atrapar un batazo de Jeff Baker. La pelota golpeó el muro antes de pegarle a Puig en la cara para un doblete que resolvió el encuentro en la parte baja de la novena entrada. Los Dodgers cayeron 5-4 en Miami.

El jardinero cayó de bruces.

Mattingly se negó a especificar si los Dodgers habían descartado una conmoción cerebral.

"No he escuchado nada sobre una conmoción", dijo.

El guardabosque aprobó un examen después del encuentro del domingo, pero no participó en la práctica de bateo para el duelo del lunes. Los Dodgers no autorizaron que hablara con la prensa.

"Sé que vamos a ser cuidadosos", comentó el piloto.

Andre Ethier comenzó en el jardín derecho, sustituyendo al cubano.

También el lunes, los Dodgers convocaron al derecho dominicano Pedró Báez de la sucursal de Doble a en Chatanooga, y enviaron a Stephen Fife, también lanzador diestro, al equipo de la Triple A en Albuquerque.

Fife fue convocado para lanzar el juego del domingo, en sustitución del abridor zurdo Hyun-Jin Ryu, aquejado por un dolor de hombro.

Mattingly dijo que Ryu consultó a un médico el lunes. No hizo falta una resonancia magnética, y Ryu puede volver a lanzar el martes.

"Parece que no siente ya dolor", informó el manager.

Báez cumple su primera aparición en la nómina de peloteros activos de los Dodgers, aunque ésta sería efímera. El as Clayton Kershaw, afectado por un tirón de espalda, saldría el martes de la lista de los lesionados y abriría el segundo juego de la serie.