David Price.

DETROIT -- "No cambien a David Price".

Eso es lo que expresa la reciente actuación de los Rays. A voces, repetidamente, durante cuatro semanas, ése ha sido el mensaje que los jugadores de Tampa Bay les han enviado a sus directivos, agregando que "todavía estamos en la contienda".

El dirigente de los Rays, Joe Maddon, tuvo su propio mensaje luego de que su club venció a los Tigres en el cierre de la serie del fin de semana pasado. Este fue el último encuentro de lo que resultó siendo una gira con foja de 9-2 contra los Orioles, Yankees y Tigres. Tampa Bay perdió su primer juego al regresar a casa, ante los Reales de Kansas City.

"Pienso que no cabe duda de que somos uno de los mejores equipos en la Liga Americana", señaló Maddon. "Esa fue mi opinión desde el primer día. Nuestro récord no lo reflejaba. No jugamos de esa manera. Pero ahora lo estamos haciendo".

"Dado cómo lucíamos a comienzos de la temporada, salir de Baltimore, Nueva York y Detroit con marca de 9-2 tomando en cuenta la calidad de esos conjuntos, es un ejemplo de lo luchador que es nuestro equipo.

"En estos momentos nuestros muchachos están jugando a un nivel muy alto, mental y emocionalmente. Seguiremos en la pelea por un buen tiempo. Los números no parecen ser los adecuados, pero no soy bueno en matemáticas".

Cuando los Rays cayeron en su peor momento a comienzos de junio, tenían foja de 24-42 y estaban en el sótano de la División Este de la Liga Americana a 15 juegos del primer lugar. En ese momento, la idea de cambiar a Price aumentó de valor y tenía sentido. Pero las circunstancias han cambiado desde entonces.

Desde aquel momento, Tampa Bay lleva 17-9. Ahora están a 9 ½ juegos de la cima y están cuartos en el Este. Aún deben marchar cuesta arriba, pero por el lado positivo, están jugando mucho mejor. Y ningún otro conjunto de la división ha demostrado que pueda tener un buen ritmo por un largo tiempo para adueñarse de la división.

No es coincidencia que Price ha sido pieza importante en la reacción de los Rays. Tiene ocho salidas de calidad consecutivas, siendo la octava su apertura del domingo contra Detroit. El zurdo se ha visto en su mejor forma.

Price, el único representante de los Rays en el Juego de Estrellas, encabeza las Grandes Ligas en ponches. Su última presentación en Detroit no fue una de sus mejores, pero fue lo suficientemente buena para contener una difícil alineación de los Tigres.

"Conseguí 26 outs, y diría que le pegaron fuerte al menos en 15", dijo Price. "Batearon bien. Ellos definitivamente merecían mejor suerte, y yo peor, pero estoy satisfecho de salir con la victoria".

Price contó con la ayuda de una brillante defensa. Esto, como Maddon indicó, fue la clase de juego que caracterizó a los Rays en sus mejores momentos. Hubo excelentes jugadas detrás de Price en su apertura contra los Tigres.

A fin de cuentas, Tampa Bay está en ascenso.

"Obviamente, esperábamos jugar mejor a comienzos del año", declaró Price. "Esperábamos jugar con este calibre".

La otra parte del argumento a favor de quedarse con Price fue el sorprendente cambio en el que los Atléticos adquirieron a dos abridores, Jeff Samardzija y Jason Hammel, de los Cachorros. Samardzija era el más cotizado desde el punto de vista de muchos equipos que buscaban reforzar su pitcheo, mientras que Hammel lucía como un buen Plan B. Oakland, según las estadísticas, tiene el mejor cuerpo monticular en el Joven Circuito, pero concedieron prospectos de alto valor para asegurarse de mantener un fuerte pitcheo.

La salida de Samardzija y Hammel del mercado haría de Price -- quien está bajo el control contractual hasta después del 2015 -- de mucho más valor en un canje. De estar disponible, sería el más buscado de los abridores que estén en el mercado. Los Rays recibirían bastante a cambio de Price.

Pero el repunte de los Rays por lo menos ha pospuesto una decisión sobre su futuro. El panorama podría estar más claro cuando se acerque la fecha límite de cambios del 31 de julio. Si los Rays continúan jugando como lo han hecho últimamente, la tabla de posiciones lo reflejará y estarían en medio de la lucha por el Este de la Liga Americana. Una recaída en los malos momentos haría del canje de Price una vez más una posible alternativa.

Pero por ahora, los Rays están jugando como esperaban hacerlo. Y pese a una marca global de 41-51 en la temporada, es cierto que podrían ser considerados como uno de los mejores equipos en la Gran Carpa. Vienen jugando como la clase de equipo que obviamente se quedaría con David Price.